Síguenos:
pluma
Artículos
TODA LA ACTUALIDAD SOBRE EL MUNDO DE LA VELA Y LA NAVEGACIÓN.
Historias de náufragos

HISTORIAS DE NÁUFRAGOS REALES

Por Administrador
Seguridad
Oct 21st, 2014
0 Comentarios

Historias de náufragos son verdaderas historias de supervivencia en el mar que nos muestran como el ser humano es capaz de adaptarse y soportar las más duras condiciones de supervivencia.

A lo largo de la historia conocemos cientos de relatos como la Armada Invencible donde una flota española quedó a la deriva en 1588 y en el que finalmente solo el capitán Francisco de Cuéllar logró sobrevivir, también tenemos la historia de Álvar Núñez Cabeza de Vaca que cuenta la historia de los cuatro supervivientes de la expedición española a Florida donde quedaron prisioneros de los indios durante 8 años y lograron atravesar a pie todo el suroeste americano o la historia del escocés Alexander Selkir quien se convirtió en el náufrago más famoso de la historia gracias a la novela “Robinso Crusoe” a la que inspiró su naufragio después de haber permanecido cuatro años y cuatro meses aislado en una isla desierta.

Ahora, en este artículo nos centramos en algunos casos más recientes de historias de náufragos que han logrado sobrevivir a excepcionales y duras condiciones de supervivencia.

STEVEN CALLAHAN, 76 DÍAS EN UNA BALSA SALVAVIDAS:

El navegante  solitario Steven Callahan naufragó en 1982 mientras cruzaba el Océano Atlántico rumbo a la Antigua, tan solo siete días después de haber dejado la Isla del Hierro desde las Islas Canarias.

El “Napoleon Solo” era un barco de diseño y construcción propia de tan solo 6,5 metros de eslora. El 29 de enero, durante una pequeña tormenta, el barco sufrió una colisión con una ballena produciendo una fuerte vía de agua que llevó a que el “Napoleon Solo” se hundiera inevitablemente en medio del Océano Atlántico.

Antes de hundirse el barco, Callahan tuvo el tiempo suficiente para poder hinchar la balsa salvavidas y meter a bordo algo de equipo de emergencia, pudiendo salvar un kit de primeros auxilios, cartas náuticas, bengalas de humo, un saco de dormir, un arpón, un cojín,  algo de comida, 4 litros de agua, dos destiladores solares y el manual de supervivencia de Dougal Robertson.

La balsa salvavidas ayudada por los vientos alisios y por la Corriente Ecuatorial Sur, recorrió más de 1.500 millas a través del Océano Atlántico durante 76 días de pura supervivencia. Cuenta como tuvo que recolectar agua de la lluvia, pescar y cazar aves para poder sobrevivir. Durante los 76 días que duró su naufragio divisó algunos buques pero estos no lograron ver las bengalas y señales efectuadas desde la pequeña balsa salvavidas.

El 20 de abril de 1982 consiguió divisar el horizonte de la Isla de Marie Galante, al suroeste de Guadalupe y con la ayuda de un pescador finalmente pudo llegar a tierra.

Tras esta dura experiencia, Steven Callahan transforma su vida y empieza a escribir libros de supervivencia, destacando “Adrift, Seventy Six Days Lost at Sea”.

BILL Y SIMONE BUTLER: 66 DÍAS DE SUPERVIVENCIA EN EL MAR

La pareja norteamericana William Butler de 60 años y Simone Butler de 52 años vieron como su embarcación “Siboney” de 38 pies de eslora se hundía el 15 de junio de 1989 a 1200 millas al suroeste de Costa Rica después de colisionar de noche contra un grupo de ballenas y de recibir un fuerte coletazo en el costado de babor del barco de una de ellas, abriendo una rápida y grande vía de agua.

Bill y Simone Butler pudieron sobrevivir a bordo de su balsa salvavidas durante 66 días y en la que solo tuvieron 15 minutos de tiempo para poder hinchar la balsa salvavidas y meter dentro una potabilizadora manual PUR Survivor 34, cinco latas  de comida, dos cajas de galletas, un bote de mantequilla de cacahuete, dos bidones de agua y algunos aparejos para la pesca. Tambiém llevaban a bordo de la balsa dos mantas, un cuchillo, un compás y tres bengalas.

Racionando la comida que llevaban a bordo pudieron alimentarse durante los primeros 30 días, el resto tuvieron que sobrevivir a base de pescado crudo, una tortuga que cogieron con sus propias manos y tres litros de agua diaria que podían hacer gracias a su potabilizadora portátil.

66 días después Bill y su mujer fueron rescatados por una patrullera de Costa Rica a tan solo 13 millas de la costa.

JOSÉ SALVADOR ALBARENGA: 13 MESES A LA DERIVA EN EL OCÉANO PACÍFICO

Dos pescadores salvadoreños desaparecieron en diciembre de 2012 pocos días después de haber puesto rumbo desde Chiapas, Méjico a El Salvador en un barco de pesca de tiburones.

Su embarcación, una pequeña motora de 7 metros de eslora quedó averiada y sin ningún sistema de propulsión después de sufrir una dura tormenta, quedando a merced de las corrientes del Pacífico que durante más de un año lo desplazaron a lo largo de 6.700 millas hasta llegar el 30 de enero de 2014 a las Islas Marshall.

Solo José Salvador Albarenga logró sobrevivir a base de pescado crudo, aleta de tiburón, tortugas, pájaros pequeñas y bebiendo agua de la lluvia y sangre de tortuga cuando las lluvias escaseaban. Su compañero de pesca Ezequiel Córdoba de tan solo 15 años de edad murió 4 meses después de quedar a la deriva al perder la esperanza y no ser capaz de resistir las duras condiciones de supervivencia, muriendo de sed y hambre. Después del fallecimiento de Ezequiel, Alverenga dijo haber estado a punto de suicidarse pero que su fe religiosa y el amor hacia su familia le hicieron mantenerse con vida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

BALSA SALVAVIDAS; CÓMO UTILIZARLA, SU ESTIBA

¿TE HA GUSTADO? COMPARTE ESTE CONTENIDO: