Síguenos:
Cetáceos

LAS PROSPECCIONES PETROLÍFERAS AMENAZAN LA FAUNA MARINA Y LA COSTA ESPAÑOLA

Por Administrador
Feb 18th, 2014
0 Comentarios

Los cañones sísmicos de la petrolera escocesa Cairn Energy se preparan para detonar el Golfo de Valencia en busca de bolsas de petróleo. Para hallar la situación y extensión de yacimientos de gas y petróleo se efectúan detonaciones submarinas de gran intensidad que alcanzan los 230 decibelios y frecuencias entre 10 y 30 Hercios. Los científicos han adoptado los 180 decibelios el nivel de intensidad sonoro máximo a partir del cual se producen daños irreversibles en los cetáceos. Estos animales, entre los que contamos delfines y ballenas, siguen rutas migratorias de miles de kilómetros en búsqueda de aguas tranquilas donde reproducirse. El rorcual común utiliza frecuencias menores a los 300 hercios para cazar y comunicarse, siendo incompatibles las detonaciones de las prospecciones submarinas con la vida de estos animales. Existen evidencias de animales varados y  puertos tras recibir intensidades sonoras menores a los 180 decibelios.

Delfines

Los rangos acústicos de las tortugas marinas está entre los 100 y los 700 hercios, siendo también muy sensibles a las altas intensidades acústicas, afectándoles gravemente en
órganos internos, tejidos y caparazón.

La pesca es una actividad con un fuerte impacto negativo por culpa de las detonaciones submarinas. Diversos estudios muestran una reducción en capturas de distintas especies
de peces en áreas próximas a las prospecciones sísmicas.

Entre los años 1999 y 2002 el Ministerio de Medio Ambiente desarrolló el proyecto  Mediterráneo, el cual identifica el Golfo de Valencia como área marina de importancia ecológica, encontrándose en esta zona siete diferentes especies de cetáceos como los delfines mular, común y listado, el rorcual común, zifio de Cuvier y los calderones gris y común. También han sido avistados cachalotes. Otra especie de especial interés de esta zona es la tortuga boba, incluida en el catálogo nacional de especies amenazadas. Otra de las áreas afectadas por estas prospeciones son el corredor de migración de cetáceos que discurre entre las costas de Cataluña, Comunidad Valenciana, Parque Natural de las Columbretes y las Islas Baleares.

La siguiente etapa en la búsqueda de yacimientos petrolíferos es la perforación para la toma de muestras. En esta fase se hace uso de lodos de compactación, que contienen sulfato de bario y otros componentes químicos perjudiciales al medio ambiente, incluyendo metales pesados. Esto afecta muy especialmente a las praderas de fanerógamas marinas como la Poseidonia oceánica, zostera noltii o la cymodocea nodosa. Todas ellas poseen un alto valor ecológico ya que forman las zonas de alimentación, cría y alevinaje del mediterráneo. La poseidonia oceánica es el hábitat natural de la tortuga boba y resguarda entre sus praderas más de 400 especies de plantas y más de un millar de especies de animales. También se la considera como fuente muy importancia de oxigenación del mediterráneo.

¿TE HA GUSTADO? COMPARTE ESTE CONTENIDO: