Síguenos:
pluma
Artículos
TODA LA ACTUALIDAD SOBRE EL MUNDO DE LA VELA Y LA NAVEGACIÓN.
Temporal en el mar

TEMPORAL EN EL MAR. PREPARARSE PARA EL MAL TIEMPO.

Por Administrador
Seguridad
Mar 18th, 2015
0 Comentarios

La preparación más importante que debemos hacer contra el mal tiempo es evitarlo. Para evitar afrontar un temporal en el mar, debemos comprobar siempre la previsión meteorológica antes de salir a navegar. Conocer los partes meteorológicos de los días previos nos ayudará a pronosticar mejor la evolución del tiempo. También, durante los días que dure la singladura, debemos hacer un seguimiento diario de los partes meteorológicos, observando y anotando los cambios de presión atmosférica. Analizar concienzudamente todos estos datos nos ayudará a tomar una decisión y saber como actuar.

Salir o no salir

La decisión de salir o no salir la debemos sopesar en función de nuestro nivel y del nivel y preparación de la tripulación que nos acompaña. ¿Tienes tú y tu tripulación la capacidad suficiente para realizar el viaje previsto? Una tripulación experimentada sabe como organizarse, como actuar en cada situación y sabe mantener la calma en momentos difíciles.

¿Qué aptitudes tiene el barco? La eslora de la embarcación y el tipo de barco es también un factor importante a determinar dependiendo de la altura de las olas e intensidad del viento esperados. “Barco grande ande o no ande” es un dicho marinero que ha demostrado su sabiduría y así podemos disfrutar navegando en un crucero de 10 metros con un viento fuerza 5 de la escala beaufort y a la vez pasar serios problemas ese mismo día en un vela ligera de 5 metros de eslora.

Otra de las cosas que debemos valorar es la dirección del viento respecto al rumbo previsto. Una travesía en ceñida con un viento fuerza 6 puede ser incómodo y sin embargo navegar a un largo con un fuerza 7 puede ser algo más cómodo y factible.

Conocer bien la zona y los vientos por donde vamos a navegar es un factor importante a determinar antes de salir. ¿Hay puertos seguros donde refugiarse? ¿Hay zonas durante la singladura con posibilidad de abrigo o resguardo?

Si después de analizar todo, aún te quedan dudas, recuerda estos dos dichos marineros: “En caso de duda, no se duda y uno se queda en puerto” y “Más vale arrepentirse de no haber salido que arrepentirse de haber salido”.

Si a pesar de la buena planificación, la cosa se complica…

A pesar de salir a navegar con previsiones favorables, se pueden producir sorpresas, mares como el mediterráneo son cambiantes y traicioneros. Fuertes rachas de viento pueden explosionar en cuestión de minutos sin aviso previo, estos vientos repentinos no suelen llegar a la categoría de temporal sin un aviso previo pero fácilmente pueden alcanzar un fuerza 8 que sin la preparación adecuada en el barco o sin haber reducido a tiempo el tamaño de las velas, nos pueden causar serias dificultades.

Anticiparse es fundamental

El horizonte se oscurece, el barómetro va en descenso y comenzamos a presentir una extraña sensación… Se avecina mal tiempo.

Anticiparse es la clave, cuando la cosa se complica todo se hace más difícil y ¡ya es tarde! Ante los primeros síntomas, es el momento de estibar bien todo el equipo, trincando y asegurando correctamente todos los objetos grandes y pesados y asegurando los pequeños en armarios y cajones.

Hay que cerrar con tiempo escotillas, lumbreras y portillos, sin olvidarnos de comprobar que los grifos de fondo de fregadero y cuarto de baño están bien cerrados.

Revisar y poner a cargar las baterías del motor. Vigilar también que no haya papeles o otros objetos en las sentinas para que no puedan dificultar el funcionamiento de sus bombas.

Debemos aprovechar también para comer algo y dejar preparados algunos bocadillos y termos con bebidas calientes. Si la cosa se complica será difícil o imposible ponerse a preparar comida y la falta de energía puede mellar aún más la moral de la tripulación.

En cubierta también debemos dejar bien estibado todo aquello que pueda salir volando, asegurando correctamente el bote auxiliar, la sujeción de la balsa salvavidas y que el aro salvavidas y su rabiza, estén libres y listos para ser lanzados. La línea de vida debe de estar colocada a lo largo de toda la cubierta por ambas bandas, y debemos comprobar que los imbornales estén limpios y despejados.

El ancla y cadena de fondeo deben estar correctamente trincados y mejor si lo podemos asegurar hacia el centro o línea de crujía y hacia la parte baja del barco.

Tenemos que dejar preparado y a mano todo el material que podamos llegar a necesitar, como los diferentes tamaños de velas; la mayor de capa y el tormentín. También dejaremos preparados diferentes estachas y el ancla de capa.

Ancla de capa para barcos de 10 y 12 metros de eslora. Desde 67,50 €

Con tiempo suficiente debemos ponernos la vestimenta adecuada, abrigándonos adecuadamente y poniéndonos gorros y trajes de agua.

El material de seguridad como el chaleco salvavidas , la línea de seguridad y el arnés de seguridad, no hay que dejarlo para el final ni esperar a que la cosa se vaya poniendo fea. Una cosa aparentemente sencilla como ponerse un arnés de seguridad puede llegar a ser algo bastante complicado en una tripulación no experimentada. Preparad también el resto de equipos personales como una linterna o la radiobaliza personal, si disponemos de ella.

Radiobaliza personal desde 295 €

El mareo durante un temporal puede causar grandes estragos en la tripulación, dejando inutilizada a una buena parte de ella. Repartir a tiempo pastillas anti mareo puede solucionarnos muchos problemas posteriores.

Es también fundamental adelantarse y no esperar a poner rizos en las velas. Debemos reducir el trapo siempre antes de vernos obligados a hacerlo, disminuyendo el foque y la mayor, de tal manera que el centro vélico se mantenga siempre equilibrado. Las velas de proa con enrollador se pueden ir reduciendo según vamos necesitando, pero debemos saber que no son muy eficaces si navegamos en rumbo de ceñida, no permitiéndonos orzar lo suficiente.

Recordad este dicho marinero: “Si estáis pensando en rizar, ¡hacedlo ya!, pero si estáis pensando en quitar los rizos, tomad una taza de café antes”.

Es posible que durante el azote de un temporal nos fallen los equipos electrónicos así que es una buena idea anotar nuestra velocidad, rumbo y posición GPS por si tenemos que navegar más tarde por estima.

Si navegamos a vela debemos alejarnos de la costa de sotavento y no debemos olvidarnos de avisar al servicio guardacostas de nuestro rumbo, situación, destino y hora prevista de llegada.

Chalecos salvavidas desde 25,50 €

Línea de seguridad para chaleco salvavidas desde 38,60 €

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

NAVEGAR EN MEDIO DE UNA TORMENTA ELÉCTRICA, LOS RAYOS

ESCALA BEAUFORT

EL MAREO EN EL MAR

EL MAREO EN BARCO, MEDICAMENTOS Y REMEDIOS NATURALES

RADIOBALIZAS PERSONALES

¿TE HA GUSTADO? COMPARTE ESTE CONTENIDO: