Síguenos:
Un paseo en barco relato marinero

UN PASEO EN BARCO

Por Administrador
Oct 23rd, 2017
0 Comentarios

 CONCURSO RELATOS MARINEROS 2017

Por Olga Leticia Ramírez

Fue un viaje agradable, decidimos aprovechar el sábado, recorrer unos cuantos kilómetros, soportar estar algo apretados y acalorados en la camioneta, para llegar al destino. Fue una divertida pero cansada travesía; me acuerdo a mitad del camino  ya me estaba comportando insoportable con mis quejas, no aguantaba el pequeño espacio, ¡No cabían mis piernas!, ¡Era como si quisiera meter una jirafa en una caja de zapatos!, pero claro fue mi culpa, pensé que si me iba hasta atrás en la camioneta podría ignorar al universo y dormir hasta nuestro destino. Todo se sumó, la carretera y el calor, ya estaba toda mareada, sin olvidar la cruda que cargaba por la fiesta del dia anterior. Cuando por fin llegamos ya estaba en un punto medio muerta, ya no habla, solo me esforzaba en respirar y no vomitar, aunque tenía hambre no tenía apetito, mi cabeza daba vueltas. A pesar del malestar, la brisa del mar me aliviano las ideas, pude empezar a respirar con más calma, sobre todo que ya tenía mi propio espacio, era una hermosa ciudad; ya alguna vez mi mamá me comento que, si tenía oportunidad de ir al norte del país tenía que visitar Ensenada, Baja California.

Ensenada es una gran ciudad en la costa, bien planeada, y a pesar de ser costa el calor no te azota. Después de comer un poco, solo para reponer energías decidimos hacer una visita al puerto y tomar un barco para navegar en mar abierto. Para ser sincera no soy muy fanatica del mar, y lo que pasa es que no soy admiradora del agua.

Fue toda una experiencia, y en mi pequeño mundo lleno de miedos fue toda una aventura. Todos nos pusimos chalecos salvavidas pues es obligatorio, arribamos al barco y zarpamos. Se sentía frío, el aire calaba un poco, pero no molestaba, navegamos tranquilamente rompiendo las olas, decidimos sentarnos en la parte de enfrente, a veces al romper la ola el agua nos alcanzaba, y se sentía el salto, era emocionante y aterrador; inconscientemente iba agarrada de donde podía con una mano y con la otra me aferraba a mi chaleco salvavidas.

Después de un tiempo que me acostumbre al ambiente y a la oscilación del barco, por fin pude empezar a notar lo que me rodeaba, me quede sin palabras y hasta me robo el aliento, por fin entendí porque hay tantos poemas del mar, y por qué tantos artistas de diferente índole se quedaban prendados de él, porque hay fotos, pinturas y escritos, etc;  es que el mar es arrollador, es abrumador ver tanta agua y a la vez es tan bello, es espeluznantes y al mismo tiempo relajante. En ese lugar fuera del ruido y el tumulto de la ciudad, donde parece estar uno y el mar, es alucinante y profundo, aún hoy en dia si lo recuerdo. El barco seguía andando para llegar a mar abierto, vimos una bella escena, dos lobos marinos estaban parados en una de las boyas tomando el sol, se veían hermosos, frescos y posando en esa inmensidad imperturbables.

Probablemente hubo varias cosas interesantes con las que topamos en ese recorrido, pero no fueron lo suficiente atractivas, el mar, su movimiento y la forma en que interactuaba con la luz me tenía del todo hipnotizada; sí tuvimos conversaciones en ese trayecto no me acuerdo de nada, solo de la oscilación, de la poesía escrita en el agua, del frío, la brisa, el miedo y la hermosura.

A pesar del tiempo que duró el trayecto, al arribar por fin al puerto era como si solo volviera a avanzar el tiempo, fue como si al entrar al mar todo se hubiese detenido, y al regresar, el reloj volvió a correr sin perturbarse, esa costa era hipnotizante, el puerto estaba en perfecta armonía.

Yo soy una persona de ciudad y vivo a muchas horas de alguna costa, pero esa ciudad había crecido armoniosamente, las personas de ahí no se inmutaba, eran uno con el escenario.

Por primera vez en mi vida le vi el lado bello al agua, y entendí como tantas personas se pueden perder e hipnotizar por su belleza, vi como el miedo y el aprecio se podían juntar al mismo tiempo.

Por Olga Leticia Ramírez

¿TE HA GUSTADO? COMPARTE ESTE CONTENIDO: